Cuentos para Papá

¿Y por qué no le regalamos un cuento a papá? Aquí os dejamos unos cuantos; en primer lugar, cuentos infantiles para compartir con los peques, y después, tres álbumes ilustrados para adultos sobre la experiencia de ser padre. Esperamos que os gusten.

 “Mi papá” (Fondo de Cultura Económica USA)

Este cuento es divertido, alocado. Los textos son breves y las coloridas ilustraciones hablan por sí mismas de un papá de carne y hueso.mi papa

 

“Mi papá” (ed. Kókinos)

Con el mismo título pero un argumento muy distinto, este precioso cuento mi papa2de Kókinos nos cuenta sobre un papá remolón y miedoso al que le cuesta quedarse en la cama. Los niños lo pasan pipa dándole la vuelta a la tortilla.

 

“Mi papá es el mejor” (ed. Jaguar)

Esta es la versión para papá de la misma editorial de “Mamá Maravilla”. Retrata las muchas facetas que puede tener un papá con unas dulces ilustraciones.papa mejor

“P de papá” (ed. Kalandraka)

Una original manera de representar el significado de la palabra Papá tanto en la idea del cuento como por las ilustraciones. p papaEs divertido y diferente y los peques disfrutan un montón con todas las posibilidades de papá…porque papá puede ser un tractor, un despertador, un colchón….

“Papá, por favor, consígueme la luna” (Ed. Kókinos)

Este cuento es una auténtica maravilla cuyo autor, Eric Carle, es ya garantía de por sí (el mismo autor que La pequeña oruga glotona). La historia es ideal y las ilustraciones, aún más. luna

“Quiero a mi papá” (ed. Parragón)

quieroUn cuento sencillito de dulces ilustraciones cuyos protagonistas son animales, recomendado para los niños más pequeñitos; donde una joven ardilla es socorrida por su papá.

 

 

 

 “Papás del mundo” (ed. Galera)papas mundo

Bellas fotografías de papás de diferentes rincones del mundo junto a sus pequeños. No es un cuento, pero a mi hijo, de 4 años, le encanta mirarlas atentamente, tomar conciencia de cómo se vive en otros lugares y de que el amor fraternal es universal.

“¡Papá es mío!” (ed. Algar)

Otro original cuento con ilustraciones-collage igualmente originales. papa mioTrata sobre las riñas y celos de dos hermanas que se disputan al papá y el amor incondicional para ambas por parte del padre, que aunque no puede dividirse en dos…

http://www.lavidaencuentos.com/book/382/papa-es-mio

Y ahora, exclusivamente para los papás:

 “Darth Vader e hijo” y “Darth Vader y su princesita” (Planeta DeAgostini)

Dos cómics maravillosos. Es imposible imaginarse a Darth Vader riñendo a sus hijos o jugando al escondite sin esbozar una sonrisa. Pues eso es lo que vais a encontrar en estas dos joyas que estamos seguras de que serán el regalo estrella. darth vader “Días de Hijo” (ed. Lóguez)

Un álbum de esos para guardarlo en el corazón, con el que seguro que ese papá que no ha dormido por las noches, ha cambiado montañas de pañales y ha pasado horas y horas en el parque, va a sentirse super identificado.dias

 

 

 

7 Cuentos de Amor

Con San Valentín a la vuelta de la esquina, no podíamos dejar de recomendar los mejores cuentos de amor; cuentos delicados que gustan a niños/as y mayores, y que en todo caso, siempre son un deleite para los sentidos. ¡Comenzamos!

EnamoradosRebecca Dautremer; ed. Kókinos. enamorados  2Un delicioso álbum qué trata de dar respuesta a la pregunta: ¿qué es estar enamorado?

Cuando Salomé se queja de que Ernesto no para de molestarla: quizás esté enamorado; le dicen. Pero, ¿qué es eso? A partir de ese momento, irán desfilando opiniones de todo tipo sobre lo indefinido que es el amor. Un cuento valioso, especialmente por sus ilustraciones.

enamorados

“Gran fábrica de las palabras” Agnes De Lestrade y Valeria Docampo; ed Sleepyslapsgran fabri

Este cuento es una pequeña joya no demasiado conocida. Es la historia de Diego, que vive en un país donde las palabras cuestan una fortuna y hay que elegirlas cuidadosamente cuando queremos decir algo. gran fabri 2Él, para expresarle su amor a Aura deberá escoger las palabras adecuadas… Una bella historia con ilustraciones igualmente maravillosas.

 

“La princesa Li” Elena Rendeiro y Luis Amavisca; ed. Egales. princesaEsta es una historia realmente diferente y rompedora de preciosas ilustraciones en acuarela. Trata del amor de la princesa Li hacia otra joven. Ambas son felices, hasta que el rey decide que ha llegado el momento de casar a la princesa con un joven aristócrata. princesa 2Cuento recomendado para personas de toda condición, especialmente heterosexuales; ayudará a replantearse la visión sobre la homosexualidad y enfocar el tema con naturalidad.

 

“Mi vecina está enamorada” Regis Lejenc; ed Kókinos. vecinaUn cuento poético, todos andan enamorados unos de otros. Amor, dulzura y purpurina en cada página, ilustraciones sencillas y coloridas y una sonrisa al final.

“Te quiero (casi siempre)” Anna Llenas, ed Espasa. te quieroÚltimo y reciente cuento de la autora del genial “El monstruo de colores”. Con sus ilustraciones atrevidas y diferentes, a modo de collage, Anna nos trae esta vez a una parejita muy diferente, en el que cada uno tiene su espacio y sus intereses pero se complementan amorosamente.

 

Un cuento precioso y muy recomendable para explicar lo que personalmente, considero que debe ser una relación hoy en día.

te q2

“Te quiero un montón” Alain Serres y Olivier Tallec, ed Edelvives. t q u m

Este cuento es mi debilidad. Gaetano por fin se decide a enviar un mensaje de amor a Laura, su vecina a quien divisa desde su ventana. Pero el mensaje no llega (se cae del saco del cartero) y en su lugar, comienza a viajar a otros lugares, mientras transcurre el tiempo. Así, a través del viaje que realiza esta carta de amor, nos trasladamos a escenarios donde no se oculta su dureza o su bondad, y se perfila la denuncia del autor obviando a veces el propio texto y centrándose en la fuerza de las ilustraciones, que hablan por sí mismas. tqum2El final es feliz y esperanzador, la carta llega, ya de ancianos, y los protagonistas comprenden que siempre han estado enamorados. Un regalo maravilloso.

¿Qué es el amor?Davide Cali y Anna Laura Cantone ed. Edelvivesq es amorUn cuento donde la pequeña Emma tiene una gran pregunta: ¿qué es el amor? Y es que, como veremos en este libro, no es tan fácil responderla. Así, cada persona adulta que está cerca de Emma va dando su propia respuesta, y todas son sumamente complejas. q es amor2Hasta que un amiguito viene a merendar y la respuesta al fin, aparece por sí misma. En este cuento, de estrambóticas ilustraciones que nos harán sonreír, se pone de manifiesto la complejidad y sencillez de la misma emoción; porque tú, ¿cómo explicarías a un niño/a qué es el amor?

Esperamos que os haya gustado esta pequeña recopilación y que podáis decirle a vuestras parejas cuánto les queréis con cuentos. Los cuentos de los que os hemos hablado podéis encontrarlos fácilmente en muchas librerías y bibliotecas; y si decidís comprarlos online, recordad que podéis hacerlo a través de nuestra web y con ello, contribuiréis a que podamos seguir trabajando en ella.

 ¡Os deseamos mucho amor!

 

Cuentos para Navidad

Por fin tenemos el listado de los cuentos que más nos han gustado este año. Hemos disfrutado mucho recopilando todas estas maravillas que han pasado por nuestros ojos y oídos y han deleitado nuestra imaginación. No todos han sido editados en 2013…ni si quiera en 2012, pero nosotras los hemos descubierto este año y por un motivo u otro, nos han fascinado.

Si no queréis que falte un cuento bajo el árbol de Navidad, aquí tenéis nuestras propuestas.

  1. El jardín curioso: preciosa interpretación sobre nuestra forma de vivir en las ciudades. Un cuento de contrastes, con un colorido desbordante y una bonita historia de respeto y amor por la naturaleza. jardin
  2. El vecino lee un libro: se trata de una historia ágil y divertida, plagada de onomatopeyas que pueden dar mucho juego. Toca el tema del respeto y la búsqueda de soluciones constructivas.vecino
  3. La historia de la manzana roja: una aventura consistente en encadenar situaciones insólitas, aparentemente irrelevantes donde el texto no lo dice todo. El azar restablece la justicia de una forma redonda y todo cobrará sentido, dejándonos con una sonrisa.manzana
  4. El día que se comieron a Luis: este es un cuento de aventuras, donde una hermana llegará hasta donde sea pedaleando en su bicicleta para salvar a su hermano, al cual, se ha comido un monstruo, que otro monstruo se comió, y volvió a ser comido por otro nuevo monstruo, que a su vez, fue devorado por un monstruo aún más monstruoso…luis
  5. ¡Voy a comedte! Este cuento ha sido para nosotras el más gracioso de todos los que hemos conocido este año. Trata de un lobo que no pronuncia bien la letra “r” al que de una manera muy ingeniosa dos conejillos consiguen quitárselo de encima…comedte
  6. La casa de la mosca fosca: Tenemos mucho cariño a este cuento porque ha sido el cuento que han trabajado este año en la clase del peque de la casa. Se trata de un cuento popular ruso adaptado, contado en forma de rima, al que se van sumando personajes alocados. Éxito seguro a partir de los 3 años.mosca
  7. Sopa de calabaza: el cuento más antiguo entre los que hemos seleccionado para esta recopilación; pero no podíamos dejar de hacerlo. Las ilustraciones son absolutamente maravillosas y la historia es divertida y nos invita a reflexionar sobre valores como la tolerancia y la amistad. Nosotros lo hemos contado en casa un montón de veces y no nos cansamos.sopa
  8. El monstruo de colores: hace muy poco os hablamos de este cuento. Ha sido todo un descubrimiento; se trata de una historia muy original y sencilla para hablar de un tema tan complejo como las emociones. El monstruo protagonista se ha hecho un lío con sus emociones, y para identificarlas, les asigna un color a cada una.monstruo
  9. Mi nueva casa: se trata de un cuento sobre los cambios: cambios de domicilio, de cole, de amigos…Un cuento delicado y divertido para ayudarnos a construir todo lo bueno que está por llegar.mi nueva
  10. ¡A garabatear!: otro grandísimo descubrimiento. ¡Pero cuántas cosas se pueden hacer con los garabatos! Se trata de un cuento grandote, para jugar, para pintar, para que se desborde nuestra creatividad. Un cuento ideal para regalar junto a una caja de pinturas. Les encantará.garabatear¿Tenéis más propuestas? Nos encantará escucharlas. En nuestro perfil de facebook también surgieron recomendaciones muy interesantes. Recordad también que si os decidís por alguno de nuestros cuentos y los adquirís a través de esta web, nos estaréis ayudando a continuar desarrollando la página.En todo caso, que no falten cuentos estas Navidades. Felices Fiestas.

¿Por qué hacemos lo que hacemos?

Poco a poco, vamos siendo más gente. Nosotras proponemos, promovemos y compartimos con las personas que nos seguís los cuentos (y recientemente los juguetes), que más nos conmueven, sorprenden y/o gustan. Ahora, creemos que es justo que sepáis algo más sobre nuestro trabajo.

Qué divertidos son los cuentos

Este proyecto nace de la marca editorial que creamos, Crececuentos. Y con ella, de momento, hemos publicado tres títulos; los cuales tienen en común reflejar la realidad social de una manera clara y desenfadada; rescatando el valor de las pequeñas cosas. Pero a la par, surge La Vida en Cuentos, donde como sabéis, recopilamos y categorizamos los cuentos que vamos conociendo (muchas veces, a partir de vuestras sugerencias).

La vida en cuentos

Este, por el momento, no es ni mucho menos nuestro trabajo principal. Nos apasiona la lectura y la ilustración, pero tal y como están las cosas, resulta difícil que sea éste nuestro proyecto principal. De modo que paralelamente, vamos desarrollando otros trabajos (relacionados con la educación y lo artístico) y poquito a poco, ampliamos la recopilación de títulos y juguetes, publicamos en el blog y actualizamos la info en las redes. Todo este trabajo lo hacemos por el gusto de compartir algo que nos apasiona pero además, los cuentos están enlazados a Amazon. ¿Qué significa esto? Pues que cada vez que os interesáis por un cuento o juguete y lo adquirís pinchando en el enlace que aparece en www.lavidaencuentos.com, nosotras recibimos una pequeña comisión, lo cual, alienta y compensa el esfuerzo realizado; del mismo modo que cuando pincháis un me gusta, hacéis un comentario o sugerencia o compartís nuestras publicaciones.

Es muy reconfortante que nuestro mensaje vaya llegando más y más lejos pasito a pasito; y el mero hecho de que la web se haya convertido en una referencia para más personas cada día, hace que merezca la pena.

gracias2

 

 

 

¿Qué nos pasó con la poesía?

Doña Chispita huele a mofeta.                                                                                           Siendo cerdita, es muy coqueta

Podrían parecer los primeros versos de un poema de Gloria Fuertes, pero no; se trata de un poema de Esmeralda Carroza, Chispita la Cerdita, que pertenece a su Animalario Divertido para Niños Aburridos. Y doy fe de que es divertido.animalario

Este fin de semana tuve la suerte de compartir stand en la II Feria del Libro de Rivas con poetas; y así llegó el Animalario a mis manos.  Desde entonces estoy sumergida en un mundo de Ovejaburros, Chorlitos y lobos constipados, ya que mi hijo de cuatro años me persigue por casa pidiéndome que le recite un poema tras otro. Y no me extraña, porque para mí, la poesía infantil, y concretamente, la poesía de Esmeralda, tiene ese no se qué que engancha; tan chispeante y con ese puntito de frescura que hace que leas un montón de poemas sin poder parar y sin casi darte cuenta.

A los niños que me voy encontrando, les encanta. Les hace reír. Les hace pensar. Les hace imaginar. Gloria Fuertes dijo que “un niño con un libro de poesía en las manos nunca tendrá de mayor un arma entre las manos” y pienso en cuánto puede tener esto de cierto. Desarrollar en los peques el gusto por la poesía es enredarles en la belleza de las palabras y aprender a utilizar el lenguaje como el arma más contundente.

luna

Pero volvamos a la poesía infantil. Hurgando en la red, me he dado cuenta de lo poco que se ha escrito sobre este género. Abundan las poesías, hay muchas muy malas, malísimas, y también hay montones de joyas entre bytes y búsquedas de google. Pero hay tan poco acerca de por qué la poesía… Lo cual, me resulta curioso, ya que la poesía es una de las primeras formas de contacto que tienen los niños con el lenguaje. Ahí tenemos  las nanas… Dulces poemas cantados. O tantas y tantas poesías anónimas que se enseñan desde la escuela infantil y que tanto nos gusta oír recitar a los niños.

La musicalidad, lo escueto de los versos, la métrica regular, la rima normalmente consonante, la temática muchas veces disparatada, muchas veces tierna y siempre sencilla, le otorga a la poesía infantil una posición privilegiada entre los géneros que prefieren los niños. Lo curioso es que esto no siempre se corresponde con la realidad de la literatura que tenemos en casa para ellos, lo que elegimos en las bibliotecas y lo que más suele llamar nuestra atención, como personas adultas. ¿Por qué? ¿en qué momento nos desapegamos de la poesía? La poesía favorece el recuerdo; cuando recitamos poesía es casi como si estuviésemos cantando y además, favorece el desarrollo del lenguaje. A través de la poesía aprendemos sin darnos cuenta nuevas palabras y nuevas formas de decir las cosas; y cuando recitamos, tenemos que hacerlo jugando con la entonación,  gesticulando y exagerando…¡tiene tanto de teatro!

Por eso, creo que debemos volver a la poesía y concederle, en nuestros estantes, ese lugar de honor que nunca debió perder.

Y antes de despedirme, os dejo el poema El Arbolillo, de Mª Dolores Campuzano. Una delicada historia de Otoño que mi hijo aprendió y me enseñó a los 3 añitos.

Con hojas doradas                                                                                                               De color amarillo                                                                                                                       Estaba en otoño                                                                                                                      El triste arbolillo                                                                                                                      La lluvia caía                                                                                                                            El viento sopló                                                                                                                         Y el triste arbolillo                                                                                                                   Sin  hojas quedó

El Arbolillo

¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando leemos?

Se han escrito muchas líneas sobre los beneficios de la lectura a todos los niveles: cognitivo, emocional, social… Pero ¿qué hay detrás de todo esto? ¿cuál es la base biológica de dichos  beneficios? En definitiva: ¿qué pasa en el cerebro cuando leemos?

Leer nos cambia el cerebro aumentando la densidad de la materia gris en las áreas cerebrales implicadas: el giro angular, el área de Wernicke y el área de Broca.

La primera interviene en la actividad de la lectura transformando las palabras escritas en un código auditivo que puede dar lugar a la sensación de que alguien está leyendo por nosotros. Después, dicho código será interpretado e integrado con los propios conocimientos en las áreas de Wernicke y de Broca.

Esto es así en la mayoría de las personas, con excepción de las sordas; en las cuales no parece que se transforme la palabra escrita en su versión sonora, sino que se utiliza una ruta de lectura alternativa que consiste en la generación de imágenes visuales. Tampoco las personas ciegas siguen los mismos mecanismos; estas, al leer Braille, activan áreas cerebrales relacionadas con el tacto antes de codificarlas como sonidos.

Es decir, los cerebros han ido adaptando diferentes rutas para interpretar e integrar símbolos escritos. Sorprendente, ¿verdad?

cerebro lector

Pero leer es algo más que otorgar significados a las palabras que reconocemos. Al leer se crean fotografías mentales con cada palabra o frase que tiene significación para nosotros y lo que todavía es más fascinante es que ha llegado a demostrarse que en la lectura intervienen todos los sentidos; activándose las correspondientes regiones cerebrales con palabras específicas que despiertan ese sentido. Por ejemplo, ante palabras como “cloaca” o “perfume”, según las estás leyendo en este preciso momento, las áreas de tu cerebro relacionadas con el olfato habrán entrado en actividad.

Es decir, nuestro cerebro, en cierto modo, no distingue ficción de realidad y por lo tanto, es capaz de vivenciar lo que relata la lectura.

frase martin

Esto implica que la persona que lee (una novela, un cuento…) se expone frecuentemente a las aventuras y desventuras de los protagonistas; lo cual supone el desarrollo de una mayor capacidad para ponerse en el lugar del otro y adoptar diferentes perspectivas.

Además, en función del tipo de lectura que estamos realizando, se activan unas áreas u otras. Así, neurológicamente hablando no es lo mismo leer poesía que novela. Con la primera, por ejemplo, se estimulan también áreas que responden a la música, cosa que no ocurre con la prosa. Y tampoco es lo mismo leer textos clásicos que textos contemporáneos, ya que el uso de palabras rebuscadas o extrañas constituyen un desafío para nuestro cerebro y disparan la actividad del mismo en estudios comparativos.

Ninguna actividad humana es tan compleja: al leer ponemos en marcha diferentes tipos de memoria y codificamos al mismo tiempo ortografía, semántica y fonología; así, por ejemplo, no es lo mismo leer “luna” que “nula”. Las bases neuropsicológicas de la lectura son apasionantes y lo son aún más, las capacidades que hemos desarrollado como saltar de una letra a otra en milésimas de segundo o adivinar el final de una frase cuando los ojos aún están leyendo el principio. Los datos sobre la velocidad son de vértigo: 4 palabras por segundo, es decir, 1 palabra en 250 milisegundos. Y no nos detenemos letra por letra, sino que escaneamos el texto leyendo conjuntos de letras; siendo capaces además de predecir y de rellenar el texto con nuestra propia inventiva. Así podemos leer un texto a pesar de que esté mal escrito: el cerebro lo procesa de tal modo que lo hace entendible. Prueba a leer este texto:

“Según un etsduio de una uivennrsdiad ignlsea no ipmotra el odren en el que las ltears etsen ersciats, la uicna csoa ipormnte es que la pmrirea y la utlima ltera esten ecsritas en la psiocion cocrrtea. Etso es pquore no lemeos cada ltera en si msima, pero si la paalbra cmoo un todo. ¿No te parcee aglo icrneible?”

La lectura está tan presente en nuestras vidas que una vez que aprendemos a leer no podemos no hacerlo cuando tenemos delante las palabras, palabras con las que pensamos, sentimos, trascendemos y nos relacionamos formando parte de nosotros mismos.

Píldoras de realismo en los cuentos de hoy

Érase una vez unos cuentos que pasaron a la historia: los clásicos de mundos lejanos y personajes imposibles. La realidad también está superando a la ficción en los cuentos: historias sobre el Alzheimer, la adopción, los celos o dejar los pañales invaden ahora las estanterías de las bibliotecas infantiles. Con esto, no quiero decir que la fantasía, la imaginación y la evasión no sean necesarias; de hecho, creo que el mundo sigue adoleciendo de esto. Pero sí considero que esta tendencia de escribir e ilustrar cuentos sobre la abrumadora realidad: el crecimiento, las relaciones sociales e incluso los temas más complicados de abordar, como la muerte o la enfermedad, reflejan la predisposición de las personas adultas a apoyarnos en los cuentos para acompañar el desarrollo infantil y acceder a ciertos temas complicados a través del lenguaje común del relato, el colorido, los personajes y las ilustraciones con las que tan bien conectamos con los más pequeños.

La doctora explica a esta familia en qué consiste la enfermedad de Alzheimer..

Además, estas historias atraen sorprendentemente a los niños y niñas, quizás porque es sencillo identificarse con situaciones que conocen, que viven, que escuchan a su alrededor; vidas paralelas en las que se encuentran inmersos; personajes sencillos del aquí y ahora, fácilmente reconocibles y alejados de estereotipos; brillantes por su cercanía y normalidad; aplastantes por su cotidianeidad.

A través de este tipo de cuentos, las niñas y niños pueden aprender a resolver situaciones imitando las soluciones de sus personajes favoritos de esos que no son de carne y hueso, pero casi.

En estos cuentos, no se acaba con un “fin” rotundo, lo cual transmite dinamismo; rompiendo con la sensación de que la historia queda atrapada en una especie de pasado inmóvil o un limbo, en el que permanecen los clásicos y muchos de los fantásticos actuales. Es decir, como la vida misma; comunicando esa sensación de continuidad, de crecimiento y aprendizaje que nos permite imaginar cómo será ese niño o niña protagonista un tiempo después, y crecer con ellos.

Advertencias: estos cuentos también pueden herir la sensibilidad por su crudeza o el tratamiento de temas que no son adecuados para la edad o situación del niño. En este sentido, recomiendo estar atentos y elegir aquellos que desde el sentido común enfoquen ciertas situaciones en consonancia con el estilo de crianza y la filosofía de la familia. Así que, como en otros campos, no todo vale y recomiendo una solución feliz al embrollo en el que se ha visto envuelto el personaje protagonista; liberando la angustia que haya podido provocar y aportando algo al pequeño lector que lo disfruta que incluso pudiera aplicar en caso de verse en una situación similar. Estos cuentos, por tanto, nos hacen si caben más partícipes aún del momento mágico de la contada, y habremos de estar preparados para recibir preguntas que sin duda, inquietarán a los niños, porque al fin y al cabo, ¿qué otra cosa puede desatar más interés que sus propias experiencias y sus conflictos diarios?

En general, me parecen maravillosos (a pesar de no pertenecer a esta categoría) y por cierto, realmente difíciles de escribir e ilustrar especialmente a la hora de abordar los temas más delicados; encontrando verdaderas joyas en librerías y bibliotecas.

Por que en los cuentos de hoy en día, ya no se acaba comiendo perdices.

El “Top Ten” de los cuentos infantiles

Estas Navidades…que no falten los cuentos.

Y como no siempre sabemos qué cuento elegir (hay tantos, tan maravillosos, tan diferentes…) hemos pensado elaborar un listado con nuestros “top ten”: esos cuentos que destacan entre montañas de páginas de colores y que nos han fascinado por uno u otro motivo. Un ranking muy difícil de hacer, que por cierto, invitamos a completar a todas aquellas personas que nos leen, recomendando los títulos que más les hayan gustado de entre todos los que han pasado por sus manos.

¡Allá vamos! navidad libro2

10. En el puesto número 10 todo un clásico entre los clásicos: “Adivina cuanto te quiero”. ¿Qué por qué nos gusta tanto? Pues porque es tierno y amoroso, ideal para  jugar con los niños y niñas al “¡te quiero de aquí a Japón, y yo de aquí a la luna!”

http://www.lavidaencuentos.com/book/17/adivina-cuanto-te-quiero

9. Para este puesto, otro clásico muy conocido en los coles y escuelas infantiles: “¿A qué sabe la luna?”. Un cuento que explica de manera muy simpática las fases de la luna pero cuyo objetivo es valorar la importancia del trabajo en equipo y el esfuerzo de cada uno de sus miembros, tengan la condición que tengan.

http://www.lavidaencuentos.com/book/294/a-que-sabe-la-luna

8. “Una pesadilla en mi armario” es de esos cuentos que por muchos años que pasen siguen gustando como la primera vez. Sus ilustraciones, clásicas y divertidas, y la forma de tratar el tema de las pesadillas (¿quién tiene miedo de quién?) hacen que no pudiéramos dejarlo fuera de nuestro ranking.

http://www.lavidaencuentos.com/book/141/una-pesadilla-en-mi-armario

7. “Elmer” merecía estar en este listado. Un elefante de colores psicodélicos, muy diferente a la manada, que quiere ser como los demás, pero…Las diferencias tratadas de forma colorista y divertida, un cuento que encanta y engancha.

http://www.lavidaencuentos.com/book/295/elmer

6. No podíamos olvidar “Mamá puso un huevo”. Es uno de nuestros últimos descubrimientos, pero es tan divertido y didáctico, y toca un tema (la reproducción humana) que despierta tanto interés, que merece, claro que sí, nuestro sexto puesto.

http://www.lavidaencuentos.com/book/292/mama-puso-un-huevo-o-como-se-hacen-los-ninos

5. Otro gran tema tratado con maestría: la pérdida de un ser querido. En este cuento, retratada  a través de la muerte de un canario llamado Elvis, sin perder el sentido del humor y ofreciendo consuelo. “¡¿Cómo es posible?! La historia de Elvis” es un cuento

que desprende poesía en cada una de sus páginas. http://www.lavidaencuentos.com/book/259/como-es-posible-la-historia-de-elvis

4. “El topo que quería saber quién se había hecho aquello sobre su cabeza” se encuentra en nuestro cuarto lugar. Somos conscientes de que en este cuento, el valor que subyace de fondo es la venganza por lo que, de todos los mencionados, es seguramente el más incorrecto; pero la historia es taaaaan divertida que no podíamos dejarlo fuera del ranking.

http://www.lavidaencuentos.com/book/297/el-topo-que-queria-saber-quien-se-habia-hecho-aquello-sobre-su-cabeza

3. Nos encanta “Inés del revés” porque es una ratoncita muy testaruda, que dice NO a todo y cuya madre tiene una paciencia de órdago y sabe resolver los conflictos de manera ingeniosa y divertida sin perder la paciencia. Uno de esos cuentos que gustan porque todos los niños y niñas se sienten identificados en alguna de sus páginas, y además, un guiño a las personas adultas sobre resolución de conflictos infantiles. Muy chulo, sí señor.

http://www.lavidaencuentos.com/book/277/ines-del-reves

2. “¿Puedo mirar tu pañal?” Excelente cuento del famoso Guido Van Genechten. Un ratoncito va pidiendo a cada uno de sus amigos que le enseñen las caquitas de sus pañales, de forma que la niña o el niño pueden ir curioseando levantando las solapas. Este cuento les gusta tantísimo a los peques que querrán leerlo una y otra vez.

http://www.lavidaencuentos.com/book/114/puedo-mirar-tu-panal

…Y en el número 1………(redoble de tambores):

1. “Mi vida con la ola”:mi vida con la ola este título es una debilidad personal de la que escribe. No tan conocido como los anteriores, pero simplemente, maravilloso. Una historia que despierta la curiosidad y unas ilustraciones bellísimas. Un cuento que gusta a grandes y pequeños, de esos para leer miles de veces.

http://www.lavidaencuentos.com/book/296/mi-vida-con-la-ola

Sabemos que echaréis en falta tantos y tantos títulos… Pero es tan difícil escoger los diez que más nos gustan, tanto, tanto, que hemos tenido que asumir grandes ausencias.

En todo caso, creemos que con cualquiera de estos preciosos títulos acertaréis seguro.

Ya sabéis, estas Navidades, que no falten los cuentos. ¡Felices fiestas! navidad libros

Los miedos y los cuentos infantiles

Existen muchas maneras de intervenir ante el miedo infantil. En este artículo, vamos a hablar del uso de los cuentos para manejarlo. Ya en anteriores ocasiones hemos destacado el poder que tienen los cuentos para despertar el interés de la niña o el niño y de lo rápido que desata mecanismos de identificación; personajes a los que les suceden cosas similares o se ven embargados por emociones parecidas; lo cual facilita establecer paralelismos y al resolverse la historia, interiorizar actitudes y aprender soluciones creativas. Así, con respecto a la emoción “miedo”, el cuento continúa siendo una herramienta maravillosa para abordarla. Su eficacia reside en la posibilidad que nos ofrece de sumergirnos en la historia, vibrar con la emoción y luego volver a salir indemnes: conocer al personaje, identificarnos con él, espantarnos con los mismos horrores y vencer nuestros “sus” miedos mediante algún ingenioso subterfugio.

miedo y los cuentos

miedo y los cuentos

Es decir, permite dosificar los miedos, aproximándonos a ellos poco a poco, por lo que repetir la historia garantiza tener el dominio de la situación al saber qué es lo que va a pasar a continuación y cómo se resolverá la terrorífica historia.

La primera estrategia que vamos a mencionar es el poder. Cuando se trata de monstruos, brujas, oscuridad u otros elementos atemorizantes, es verdaderamente placentero experimentar tal poder sobre los mismos. Donde viven los monstruos, un clásico de culto que nos fascina, en el cual el protagonista doblega a los miedos (se convierte en el rey de los monstruos), es un ejemplo muy explícito de ese gobierno sobre la emoción.

miedo y cuentos

miedo y cuentos

Otro recurso para vencer temores en los cuentos es la transformación. Darle la vuelta al elemento atemorizante, simplificarlo, ridiculizarlo, o incluso entenderlo y comprender su origen. “Una pesadilla en mi armario”, http://www.lavidaencuentos.com/book/141/una-pesadilla-en-mi-armario donde se desmonta el miedo y se presenta a la pesadilla como un sujeto desvalido e igualmente temeroso, consigue arrancar una sonrisa y perder el miedo.

En todo caso, para que surta el efecto deseado, es necesaria la identificación con el o la protagonista; personajes que sufran los mismos temores y que acaben por superarlos, ayudan al niño a vencer sus propios terrores, a través de los zapatos del héroe o heroína de la historia; que no siempre tiene por qué ser un personaje alejado de la realidad como una princesa o un super héroe, sino que podemos quedarnos en niños y niñas con vidas cotidianas y temores cotidianos.

Además, presentar soluciones imaginativas, divertidas e ingeniosas, puede ser muy estimulador. Se trata de dotar al niño o niña de herramientas para que posteriormente, se pueda enfrentar a sus miedos él solito. Encontramos en esta línea cuentos como No temo la oscuridad, http://www.lavidaencuentos.com/book/126/no-temo-la-oscuridad donde un pequeño muñeco infunde coraje al protagonista o la brillante Ana de Cuando Ana tiene miedo http://www.lavidaencuentos.com/book/146/cuando-ana-tiene-miedo.

En algunos casos, funcionan mejor los cuentos inventados: buscamos un personaje con quien el niño o niña se pueda identificar: que se parezca físicamente al niño y que tema las mismas cosas. Y generamos una historia con ello. Veremos enseguida cómo el niño o niña se sonríe, comprendiendo la identificación.

Así, existe un abanico amplio de cuentos donde podemos elegir, siempre de acuerdo a la edad y a los intereses del niño o niña, encontrando soluciones más allá que en los cuentos “de miedo”, propiamente dicho, ya que el temor es absolutamente libre y no se restringe a las brujas, los ogros y bosques tenebrosos, sino también a miedos más reales, como la separación. En este sentido, podemos buscar en otras categorías de la web, como por ejemplo el delicado y realista “¡Hasta la tarde!” http://www.lavidaencuentos.com/book/133/hasta-la-tarde, donde los protagonistas permanecen en la guardería mientras sus papás trabajan.

En todo caso, destacar una vez más el gran valor del cuento infantil como aliado en la aventura de crecer. miedo y cuentos

Los cuentos del día a día y el poder de las imágenes

En contraposición con lo extraordinario y el derroche de magia y fantasía de los cuentos maravillosos, en los últimos tiempos están apareciendo con fuerza historias sobre la cotidianidad. Se trata cuentos cuyo centro de interés está en los sucesos del día a día y a través de personajes corrientes; creíbles, realistas, sin habilidades prodigiosas ni vidas extraordinarias. Los argumentos de estos cuentos realistas; habitualmente sumamente sencillos, giran en torno a las comidas, los baños, la consulta médica, la familia; es decir, el día a día fácilmente reconocible por los niños y niñas.

edu1

Sin embargo, esto, que a priori puede resultar relativamente sencillo de idear, construir, escribir, ilustrar, editar; y después, encontrar, adquirir y finalmente, leer, no lo es tanto. No todo vale. Para “leer” las imágenes, hace falta, sin embargo, algo más que la mera sucesión de clichés. Tales clichés, son muy propios de los primeros cuentos, o más propiamente, de los cuento-juguete (que no por “juguete” tienen menos valor). Estos, se encuentran dirigidos a los más pequeños de los pequeños prelectores….tales imágenes, no conmueven y carecen de hilo argumental. Se centran en el reconocimiento de la imagen, pero dejan fuera otros procesos necesarios para completar la lectura de la imagen e ir más allá. Restarle valor a la lectura de imágenes, considerando que se realiza de manera automática y dando por hecho que la única lectura que se aprende es la de los textos, implica una importante limitación de la lectura (de textos o de imágenes) en torno a lo inmediato y más superficial, y repercutirá negativamente en procesos posteriores relacionados, por ejemplo, con la comprensión de textos. Porque leer una imagen (dibujos, letras, palabras) es algo más complejo que reconocerla. Así, ¿qué es lo que tiene que suceder para que podamos afirmar que estamos verdaderamente leyendo una imagen?

leer antes de leerAl hilo de lo que nos enseña Teresa Durán, en “Leer antes de leer” http://www.lavidaencuentos.com/book/265/leer-antes-de-leer , para lograr una lectura satisfactoria de los cuentos infantiles, poder exprimirlos y disfrutar de todas las posibilidades que nos ofrecen, es necesario:

-        Reconocer: es la función más básica y supone saber qué es aquello que representa la imagen mostrada. Restringir la lectura de imágenes al mero reconocimiento sería lo mismo que aprender a leer textos: reconocer las letras, primero, y después las palabras, pero no ser capaces de extraer un significado conjunto más profundo ni permitir que nos provoquen sentimiento alguno ni nos aporten nada más que un encadenamiento de letras. Por ello, son necesarias las otras dos funciones, más avanzadas:

-        Identificarse con la imagen: implicándose emocionalmente con el personaje de la historia, participando en los afectos del mismo: sorprenderse, enfadarse, alegrarse, al igual que hace el personaje cuando le suceden los acontecimientos.

-        E imaginar: es decir; añadir otros elementos (aprendizajes y vivencias) a la propia historia; lo cual dará lugar a una nueva experiencia fruto de la combinación de lo que nos ofrece el cuento y lo que de su “propia cosecha” ponen los niños.

El resultado de estos tres pasos es lo que entenderíamos por leer la imagen; es decir, llevar a cabo el proceso de interpretación de las imágenes y realizar una lectura previa al proceso de leer textos. Veamos un ejemplo. En el cuento de La Ola; nos narran sin texto alguno, el descubrimiento del mar por parte de una niña. Se trata de un bellísimo cuento en el que las palabras escritas están ausentes, donde, si profundizamos, encontraremos que el cuento versa sobre las primeras relaciones y el desarrollo de la independencia.

la ola

En la imagen que hemos incluido aquí, podemos reconocer a una niña pataleando en el agua y unas gaviotas revoloteando alrededor. Pero realizar una lectura más profunda del texto implicaría identificarnos con la imagen, es decir, explorar los sentimientos que nos produce, a nosotros, los que está pasando en ese dibujo: goce? Algarabía? Disfrute? Descrubrimiento? Alegría? Y acto seguido, imaginar. O imagirnar-nos en esa misma situación…¿qué haríamos nosotros? ¿qué habría pasado antes? ¿qué pasaría después? ¿Y si acto seguido llegase una ola gigante?

 

Lo que aquí estamos defendiendo es que al margen de las sofisticaciones o argumentos muy elaborados, cuando estamos tratando temas realistas como los que comentábamos más arriba, donde el niño/a puede proyectarse como un espejo y reconocerse en su cotidianidad, no podemos descuidar la ilustración. La ilustración va a ser un elemento fundamental en el cuento infantil, mágico o realista, que apoya, refuerza, en ocasiones reemplaza el texto y siempre nos ayuda a narrar la historia. En los prelectores, les permite entender la historia, recordarla, contarse el cuento a sí mismos/as e ir apoyando el proceso de adquisición del lenguaje, primero, y de la lectura después. Las imágenes son una herramienta primordial para leer e interpretar el mundo contemporáneo.

En este sentido, tener una buena historia para niños no es solo tener un potente argumento; sino no prescindir de ilustraciones completas, que permitan su lectura, que evoquen y conmuevan, inviten a imaginar y nos aporten los cimientos de nuevas historias.

Más allá de dónde situemos el centro de interés, en historias realistas o historias fantásticas, queremos, con este post, rescatar el valor de las imágenes y explorar, en toda profundidad, todas las posibilidades que nos ofrecen los cuentos.