Cuentos cooperativos

A poco que os hayáis sumergido en la literatura infantil, habréis oído hablar de “¿A qué sabe la Luna?” un famosísimo cuento de la editorial Kalandraka en el que un grupito de animales se van encaramando sobre el lomo del anterior para llegar a probar la luna. Este cuento se ha contado y recontado, hay materiales por doquier para utilizarlo con los niños y sacarle todo el juguillo al tema de la cooperación; además, cuenta con la fórmula secreta del éxito en la literatura infantil: el elemento sumativo. Así que con todos estos ingredientes, añadidos a unas ilustraciones diferentes, era de prever que se convirtiera en uno de los bets sellers de Kalandraka y un incondicional de las bibliotecas infantiles en la última década. Y a pesar del mega, archi, requetereconocido valor de este título, no es, ni mucho menos, el único cuento cooperativo (de hecho, ni si quiera es mi preferido!). Así que, ahí van algunos álbumes en el que el trabajo en equipo, la ayuda mutua, la solidaridad y el valor de la diversidad son el eje central de las historias.

cuentos cooperativosLa avellana
¿Cómo podría un ratoncito abrir una avellana? Con ayuda, seguro. Este cuento, va incorporando animalitos y nos reserva una sorpresa final. Además, las ilustraciones, infantiles, sencillas, y el fondo blanco al estilo de Eric Carle (La pequeña oruga glotona) hacen de este cuento un título ideal para los más pequeñitos. Aquí os dejamos un enlace donde los desgranan y donde además podéis encontrar muchas actividades para jugar con la historia: blog Club Pequeños Lectores.
Una casa para el cangrejo ermitaño
Hablando de Eric Carle; incluimos aquí un nuevo trabajo, con una historia original y las bellas ilustraciones de collage a las que nos tiene habituados. una casa oara el cangrejo ermitañoEn este caso, un cangrejo ermitaño necesita cambiar su concha, pero lo único que encuentra no es de su agrado. Para facilitarle las cosas, otros animales marinos van ayudándole a adecentar su casita.
Más info, en este enlace: blog Soñando Cuentos.
El nabo gigante
Es una adaptación de un cuento popular ruso que he conocido recientemente a través del blog de mi amiga Bea.
El trabajo en equipo y que todos, todos sean necesarios es una vez más la clave, en este caso, para conseguir sacar, tirando, el enorme tubérculo que ha crecido en el terreno de un viejo campesino. Un cuento de ilustraciones divertidas y alocadas, en el que además la letra está ligada, algo estupendo para los primeros lectores.

¿Ahora qué va a pasar?
Que una vaca caiga a un charco tan hondo, tan hondo, que no pueda salir, no deja indiferente a los demás animales, que no dudan en correr en su ayuda. Y es precisamente el hecho de que vayan sumándose a esta iniciativa lo que le permite a la pobre vaca (y al resto de animales), poder resolver la historia con éxito. La parte más guay del cuento es para mí la que permite ir imitando los sonidos de los animales, algo que a los peques les encanta. De nuevo, otro enlace a este maravilloso blog, para que podáis echarle un vistazo.
Bailar en las nubes
Kalandraka ha vuelto a apostar por historias cooperativas. En este caso, podemos sumar valores como la multiculturalidad; bailar en las nubespor lo que personalmente, me parece ideal para trabajar con un grupito de niños la diversidad cultural. Además, las ilustraciones naíf me parecen particularmente bellas. Aquí os dejo el enlace al blog de la autora, donde podéis ampliar: blog Vanina.

Solo una puntita
Me encanta, no puedo evitarlo; es de una ternura incomparable. Una gallinita va compartiendo su bufanda con otros animales que también sienten frío hasta que llega el zorro….Esto les hace dudar, porque no se fían de él. Un cuento sencillo y delicado para los niños y niñas más pequeñitos al que no hay que darle muchas más vueltas (no recomiendo enredarse con el tema de la desconfianza).

La cebra Camila
Otro clásico a la altura de A qué sabe la luna. En este caso a la cebra se le han volado las rayas lo cual le hace pasar un mal rato. Menos mal que hay un montón de animales dispuestos a echarla una mano harán haciendo que se sienta mejor. La buena voluntad, la rima, el colorido y hasta los números, son los ingredientes del éxito de este cuento, cientos de veces comentado en la red. Os dejamos aquí un par de referencias: blog de Pepita Gominola y blog Un cuento un Deseo.

El pastel está tan arriba
Sencilla historia de ilustraciones planitas que hechizará a los más chiquitines. En este caso, los animales se van subiendo unos encima de los otros para alcanzar un pastel cautivador situado en lo alto de una casa. ¿Lo conseguirán?

La luna está triste
Como el anterior, este es otro cuento de ilustraciones e historia sencillas, que hará las delicias de los pequeñitos (entre 0-3 años). Un “A qué sabe la luna” más facilito, en el que se forma una misma torre de animales, en este caso, para consolar a una luna tristona. El cuento es de Guido van Genechten, que me encanta y del que seguro, os suenan títulos como “¿Puedo mirar tu pañal?”.

Una montaña de amigos
Es bonito que los niños comprueben cómo gracias a los amigos se pueden conseguir grandes cosas (por ejemplo, ayudar a un pingüino, que no puede volar, a tocar las nubes). Los animales, que tanto fascinan a los niños, están presentes en esta historia de formar torres. Además, el cuento permite, en cierto modo, interactuar con él, ya que cuenta con desplegables.

A ver quién duerme ahora
Acabamos este post con un título que hemos conocido recientemente y que estamos deseando poder incorporar a la web. a ver quién duerme ahoraNos ha parecido muy chulo el argumento; trata sobre un paquete misterioso que llega a un hotel, con una etiqueta en la que deja muy clara la dirección: “la habitación en la que todos duermen”; pero esto es muy complicado, porque por un motivo u otro, nadie parece dormir….Una historia cooperativa, de la que hemos podido encontrar algunas imágenes muy chulas en la red y que esperamos poder disfrutar pronto de primera mano. Aquí os dejamos un enlace al blog de la autora: blog de Marta Herguedas.

Esperamos que os resulte útil este listado, no son todos los que están ni están todos los que son, ni muchos menos, pero me parecen representativos de una temática que gusta, que enseña y que hoy es día, me parece absolutamente necesaria. ¿Conocéis alguno más?

¿A qué sabe la luna?