Ulises Wensell: pura poesía en cada ilustración.

Nada más comenzar 2013 asistí, por casualidades de la vida, a la exposición de una pequeña parte de la obra de Ulises Wensell, en el Salón del Libro Infantil y Juvenil. Y no sólo eso, sino que además tuve la suerte de acudir el mismo día que el catedrático Jaime García Padrino realizó un emotivo y detallado viaje por las obras más conocidas. Además, y como colofón, de la mano de Ulises Wensell Martínez, uno de sus hijos, recorrimos la exposición, gozando del sentido, la calidez y reconocimiento que éste le otorga a la genialidad de su padre. En definitiva, un recorrido visual delicioso donde pude tomar conciencia del extenso e importante trabajo de este gran ilustrador.

El legado que en 2011 nos dejó Ulises Wensell tiene corazón, movimiento y luz. Sus ilustraciones activan el resorte de los recuerdos más tiernos; se trata de imágenes tan tibias, dulces y familiares que nos hacen sentir que hubiésemos crecido con ellas.

Ulises humanizó a los animales dotándoles de una intensa carga afectiva y prescindiendo de ropas y otros accesorios: osos, patos, elefantes, gusanitos, gatos, lobos; nos mostró a la bruja Baba Yaga, al hombrecillo vestido de gris, a Coleta la poeta, a Don Blanquisucio…  Y en cada uno de estos personajes, puso un alma y una lucecita.

Es impresionante la sencillez de sus rasgos; como decía Ulises Wensell hijo: el don que tenía para “colocar la cejita, llevar la rayita de la boca hasta el punto justo o engrosar el puntito del ojo…” y con esa extrema sencillez, transmitir exactamente la emoción que el texto pretendía evocar.

Os invito a reflexionar sobre la siguiente imagen:

Cuántas cosas nos dice con tan pocos trazos. Qué soledad tan grande y qué señor tan chiquitito. Jugar con lo diminuto, para hablar de grandes emociones, es otra de las cualidades de la obra de Ulises Wensell.

Y la ambientación. Cuidadosa y magistral. Me fascinan especialmente los bosques, las manchas de luz que se cuelan a través de las ramas de los árboles, el baile de los tonos verdes y el tratamiento de las sombras. Pequeños zurbaranes de bolsillo.

Pero si hay una, de todas las obras, con la que me quedaría, es la preciosa, suave e íntima Spatzen Brauchen keine Schirm; donde Ulises enaltece la lluvia, el viento y el otoño y cuyas imágenes son de sobra conocidas en el mundo de la ilustración infantil.

Comparto todo lo que se dijo en la mesa redonda acerca de la ilustración de Ulises Wensell, y es que..¿quién puede negar que cada ilustración no es una obra de arte?

En nuestra web, contamos con la presencia de algunos de los que constituyeron sus últimos trabajos, ya en la fase de consolidación del artista, recurriendo a los animales, que tan bien conectan con el imaginario infantil y con los que tanto disfrutaba; como Peluso, el celoso hermano oso, Lola, la loba en silla de ruedas o Urko, el osezno con problemas de hiperactividad cada uno de ellos tan bello, especial y delicado que rápidamente se hará un huequecito en el corazón de los niños.

Ulises Wensell, químico de formación y pintor autodidacta; a lo largo de su desarrollo profesional, trabajó con editoriales nacionales e internacionales, recibió prestigiosos premios (Premio Nacional de Ilustración, en el 78 o el Premio Lazarillo en el 79, entre otros), utilizó multitud de técnicas pictóricas y colaboró entre otros, con su pareja: Paloma Martínez, ilustrando sus textos. Fruto de dicha complicidad nacieron el pequeño búho y la gran luna, el gatito Michifú o las historias de Valentín. Cuentos que divierten, enseñan y apoyan el crecimiento.

Ulises, que tiene nombre de cuento, puso el corazón en cada imagen, derrochó cariño con cada una de las láminas y conectó con niñas, niños y personas adultas; sin otras palabras que las del color, las formas y las líneas. Pura poesía.

 

Cuando ilustro para niños, yo siempre procuro transmitir lo que me descubren las sugerencias del texto, incidiendo en las sensaciones y emociones, en las actitudes que expresan afectividad y emotividad. Intento poner en mis ilustraciones algo de ternura, gracia, humor… y me hace feliz que los pequeños y el público adulto, las contemplen con complicidad afectiva, con simpatía y reconocimiento.” (palabras de Ulises Wensell, extraídas de la entrevista realizada por la Revista Babar) http://revistababar.com/wp/entrevista-a-ulises-wensell/

 

 

Te puede interesar

Un pensamiento en “Ulises Wensell: pura poesía en cada ilustración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *